SÍGUENOS




RECUERDA

Si encuentras material arqueológico

subacuático, llama a éste número y avisa.



Con la tecnología de Blogger.
jueves, 7 de mayo de 2015

Un naufragio revela algunas pistas sobre sus misterios

La arqueología es un trabajo meticuloso, lleno de excavación y examinación, dibujo y medición, investigación, ensayo y especulación, con la esperanza de reconstruir teorías para aprender tanto como sea posible de misterios presentados por el pasado.
Y eso es exactamente lo que estaba pasando ayer por la mañana cuando expertos estatales y locales examinaron los restos de un naufragio que surgieron esta semana en Salisbury Beach.

Ben Loveless, a la izquierda, con Graham McKay de la Lowell’s Boat Shop y Victor T. Mastone, director y director general de arqueologçia de Massachusetts, inspeccionando los restos del barco aparecido en la playa de Salisbury.
BRYAN EATON/Staff photo




La marea baja de ayer por la mañana dio a Victor Mastone, director y jefe de la Board of Underwater Archaeological Resources,  la oportunidad de conocer de cerca los grandes artefactos que alguna vez fueron parte de un navío de madera. Fueron descubiertos en Salisbury Beach el martes por la noche, pero cuando Mastone visitó el lugar el miércoles por la tarde, la marea estaba alta y los restos se habían escondido bajo el agua, dándole sólo la oportunidad de examinar las fotos del The Daily News.

Ayer todo cambió. Durante horas, con la ayuda de los constructores de barcos locales Graham McKay y Ben Loveless de la empresa naviera Amesbury’s Lowell’s, Mastone consiguió una mejor impresión sobre los factores que podrían llevar a conocer el origen de los restos del naufragio.
Aunque hay segmentos más pequeños del naufragio varados en la playa, los dos más grandes son a la vez parte de un costado del casco. Su curvatura y los tipos de tablas indican que son parte de la popa de una más que probable goleta que navegaba en aguas locales tal vez en el siglo XIX, dijo Mastone. Las goletas eran los "camiones con remolque del siglo XIX", recogiendo y entregando mercancías, dijo, como la madera y mercancía general en toda la región.

EVIDENCIAS


Las dos grandes piezas, ahora rotas en parte, encajarían como piezas de un rompecabezas si se pusieran de nuevo juntas. Si unidas medirían unos 19 metros de largo, Mastone presupone que ambas, una vez extendidas a lo largo del buque supondrían la mitad de la eslora del barco.
Las tablas del forro están hechas de roble, dijo. Tras la inspección, algunos indicadores visuales le permitieron especular que podría haber sido construido originalmente en el período posterior a la guerra civil, de 1865 a 1875.
Hay otras señales, sin embargo, que evidencian que esta parte de la nave sufrió reparaciones durante su vida útil, hacia finales de siglo, dijo.
También se observan a lo largo de los fragmentos trozos de concreción negra, dijo Mastone, que indican que existió metal expuesto en el lado de la nave. Este tipo de concreción se forma cuando el metal reacciona químicamente con los minerales en el agua de mar, creando una masa compacta.
A lo largo de la mayor parte del segmento, pueden observarse clavijas de madera largas y redondeadas a través del casco que funcionan como sujetadores de los genoles. Clavos de metal también se pueden ver, dijo Mastone, lo que también le da pistas sobre la cronología y la naturaleza de la embarcación.

La naturaleza relativamente prístina del casco - que todavía tiene restos del calafateado en su lugar - se conservó gracias a que estaba enterrado bajo la arena del fondo del mar, sellándolo del oxígeno y la vida marina que deterioraría la madera. Pero aunque la mayor parte del exterior está libre de concreciones marinas, McKay encontró unos percebes recientemente enganchados debajo de las tablas, lo que indica que podría haber estado expuesto a la vida marina recientemente.
"Probablemente ha sido enterrado en la arena, luego pudo perderse durante algún tiempo en los últimos meses de este invierno", dice Mastone. "Flotó durante un tiempo y luego se arrastró hasta aquí."
Hay un montón de incógnitas para investigar y considerar, dice Mastone, y nadie está dispuesto a especular sobre dónde o exactamente cuando fue construido, donde naufrago o lo que provocó su hundimiento.
Sin embargo, tanto Mastone como McKay fueron enfáticos al afirmar que estos artefactos no son parte de uno de los naufragios más famosos de Salisbury, el Jennie M. Carter, que naufrago después de una feroz tormenta de primavera el 13 de abril de 1894, perdiendo toda su tripulación y cuyo esqueleto puede ser visto todavía en la costa de la Playa Central con marea baja.

Decenas de barcos se perdieron durante la historia marinera de esta región, y de acuerdo con Michael Mroz, director ejecutivo del Museo Marítimo de Custom House en Newburyport, los recientes restos de un naufragio de madera en Salisbury Beach confirma la naturaleza traicionera de la navegación en las aguas locales.
Teniendo en cuenta algunas de las evidencias encontradas ayer, Victor Mastone tiene algunas "conjeturas" que apuntan que el casco puede proceder de un naufragio frente a la costa de Salisbury, Seabrook o incluso Hampton.

Mastone especula que el buque en cuestión es probablemente una goleta, y presupone que podría estar en el rango de 40 metros de eslora, aunque podría ser más pequeño o más grande. Considera que podría haber sido construido originalmente en el período posterior a la Guerra Civil, 1865-1875, y luego sometido a reparaciones en el cambio de siglo, desde alrededor de 1890 hasta principios de 1900.
Utilizando estos parámetros, el libro del historiador local Carolyn Sargent, "Historia de Salisbury," ofrece algunas posibilidades.
Incluyen el malogrado Jennie Carter, aunque Mastone rechaza la idea, ya que su columna vertebral sigue cómodamente instalada en las arenas de la costa de Salisbury. Según Sargent, el Jennie Carter era una goleta de tres mástiles, de 40 metros de eslora, construido en Maryland en 1874 y hundido frente a la costa de Salisbury en 1894.

La goleta Maine de 40 metros de eslora, 10 metros de manga y 286 toneladas, construido en Belfast en 1872, según Sargent, naufragó en Salisbury Beach, el 9 de febrero de 1896. Las dimensiones y la cronología entran dentro de las especulaciones de Mastone.

El 6 de julio de 1904, el vapor Marble Bird cayó víctima de las arenas movedizas de Breaking Ledge, que están a menos de una milla de la playa de Salisbury, según Sargent. Enterrado firmemente, no hubieron intentos exitosos para liberar a la nave de la arena, pero se eliminaron todas las partes móviles. Sargent no estipula cuando se construyó este vapor.



Vía: Newbury Port News.
http://m.newburyportnews.com/news/local_news/shipwreck-reveals-precious-few-of-its-mysteries/article_e6d7dac0-26b3-5704-8576-8f1cfee937be.html?mode=jqm
(28/04/2015)

BÚSQUEDA

POPULAR