SÍGUENOS




RECUERDA

Si encuentras material arqueológico

subacuático, llama a éste número y avisa.



Con la tecnología de Blogger.
domingo, 9 de noviembre de 2014

Investigadores descubren un naufragio en la Bahía de Monterey


Mientras cartografiaban fallas en la mar hallaron una barcaza


Parte de la vida que se encuentra en el pecio a 1600 metros
Durante la exploración del borde del cañón de Monterrey la semana pasada, un equipo de científicos se encontró con un naufragio en el fondo marino.

El barco apareció por primera vez en imágenes de sonar durante el estudio de la falla de San Gregorio, un sistema mayor que cruza por la parte exterior de la Bahía de Monterey.

Destacaba por sus ángulos agudos, Katie Maier, un geólogo investigador con el Servicio Geológico de Estados Unidos, vio a la nave en las imágenes.


"Nos acercamos tanto como pudimos, hasta el punto en detalle," dijo el geólogo Charles Paull con el Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey. "Fue en esos mapas que vimos la forma de la barcaza."

Durante un viaje de investigación de siete días en la bahía, una docena de científicos emocionados del Monterey Bay Aquarium Research Institute, se encerraron en una sala de control de su buque de investigación el miércoles.

Imagen de sonar del Umpqua II
Enviaron un submarino no tripulado, equipado con una cámara de vídeo de alta calidad, un kilómetro y medio hacia el fondo marino.

"Justo en la popa, lo primero que vimos fue el nombre de la embarcación. No se tardó más de 30 segundos en que alguien escribiera en Google el nombre", dijo Paull.

El Umpqua II era una barcaza de Reedsport, Oregon, que salpo por última vez de Moss Landing en 1982 y finalmente, se hundió más de 1 milla debajo de la superficie del océano y a 12 millas al suroeste de Santa Cruz.

La investigadores condujeron el vehículo operado por control remoto por el lado de babor y luego el lado de estribor, revelando poco a poco toda la nave, polvorienta, con tres décadas de sedimentos.

La luz del sol no llega a estas profundidades, y los focos del vehículo a distancia resaltaban el rojo, amarillo y negro de la pintura del Umpqua, silenciados por la oscuridad del agua.

Aunque se encuantra bastante entero, el Umpqua II descansa por el lado que se desgarró.

Paull dijo, que sospecha de que podría ser objeto de nuevas investigaciones.

Parte de la barcaza donde se observa el nombre de esta
"Cualquier cosa que se pone en el mar se convertirá en el hábitat de algo", dijo Milton Amor, un biólogo investigador del Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad de California en Santa Bárbara y un experto en arrecifes artificiales. "No puedes esperar, que este accidente vaya a albergar un mayor número de especies de peces como uno en aguas menos profundas."

La razón por la Umpqua II no está lleno de vida, es porque el oxígeno escasea en aguas profundas.

"La colonización a esa profundidad es más lenta", dijo Paull.

Vía: Santa Cruz Sentinel

BÚSQUEDA

POPULAR