SÍGUENOS




RECUERDA

Si encuentras material arqueológico

subacuático, llama a éste número y avisa.



Con la tecnología de Blogger.
domingo, 14 de septiembre de 2014

Fisterra es base para el estudio de las embarcaciones imperiales

Científicos europeos analizan el impacto de los astilleros en los bosques. La construcción de los barcos oceánicos de los imperios español y portugués, que dominaron el mundo en los siglos XVI y XVII, y como esta tecnología influyó en los bosques ibéricos tendrá muchos menos secretos gracias al proyecto europeo For sea discovery. Se trata de una investigación que combina historia, arqueología submarina, sistemas de información geográfica y dendrocronología (datación de los árboles por sus anillos de crecimiento), entre otras especialidades, cuyos protagonistas recalarán en Fisterra entre el sábado 13 y el jueves día 18.
Los científicos también verán las colecciones del Museo Marítimo Seno de Corcubión.
El estudio forma parte del programa Marie Curie, uno de los mejor dotados en ciencias sociales de la Unión Europea, con cuatro millones de euros, que, además de dar cabida a las inquietudes de especialistas contrastados, también ofrece becas formativas que están entre las más apreciadas del continente. En este caso, los referentes científicos son la gaditana Ana Crespo Solana, del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que ejerce como supervisora; Nigel Nayling, de la Universidad de Gales, e Ignacio García González, profesor de botánica de la USC. Por su parte, el arqueólogo subacuático Miguel San Claudio, probablemente el mayor conocedor del patrimonio sumergido de la Costa da Morte, ejercerá como colaborador en su especialidad, que ya le ha permitido trabajar en pecios de esta época localizados frente a las costas de la comarca.

El objetivo central de este proyecto es consolidar una línea de investigación multidisciplinar que aumente la experiencia y formación de los alumnos para que de aquí salgan con habilidades aprovechables tanto o en el mundo académico como en el sector privado. Entre tanto, los expertos tratarán de dar respuestas a a preguntas como si los bosques ibéricos fueron capaces de sostener la demanda de madera existente para los mercantes armados, los galeones y otros buques más pequeños que se multiplicaron para atender las rutas marítimas o si, por el contrario, fue la materia prima importada de otros lugares. La organización de este comercio, las nuevas tensiones geopolíticas y los reglamentos forestales surgidos podrían tener parte de las respuestas. Sin embargo, también pretenden dilucidar si los cambios tecnológicos experimentados en la construcción naval del siglo XVI están más influidos por estas cuestiones de aprovisionamiento de materiales o por el intercambio de tradiciones y formas de trabajo entre el Atlántico y el Mediterráneo.

En cualquier caso, los buques hundidos en la Costa da Morte tienen mucho que decir al respecto y, de ahí que el equipo se vaya a trasladar durante estos días a la zona, en los que, entre otras muchas actividades, tienen prevista una visita al Museo Marítimo Seno de Corcubión, que cuenta con una colección de maquetas de barcos históricos y gálibos (plantillas de construcción) de distintas épocas.

Vía: La Voz de Galicia

BÚSQUEDA

POPULAR