SÍGUENOS




RECUERDA

Si encuentras material arqueológico

subacuático, llama a éste número y avisa.



Con la tecnología de Blogger.
miércoles, 24 de septiembre de 2014

El pecio de La Vila revela su origen napolitano

Un estudio de las técnicas constructivas de la nave romana Bou Ferrer de La Vila Joiosa revela que fue elaborada en la ciudad italiana.  Investigaciones. Los carpinteros del puerto de Nápoles construyeron el pecio romano Bou Ferrer, naufragado en las aguas de La Vila. Ésta es la conclusión a la que han llegado los investigadores de este proyecto tras analizar las técnicas constructivas de la nave.



De Nápoles a la Vila Joiosa. El pecio romano Bou Ferrer, el fragmento de una nave naufragada en las aguas de la localidad, se construyó en el puerto de Neapolis (Nápoles). Ésta es la conclusión a la que han llegado los investigadores de este proyecto tras estudiar las técnicas constructivas de la nave. Este análisis permite conocer la tradición geográfica a la que pertenece, puesto que en el Mediterráneo romano existían varias prácticas ancestrales para construir los barcos. De esta forma, en dicha época los colegios de carpinteros de ribera fabricaban embarcaciones muy parecidas a nivel general, pero diferentes en el detalle, lo que posibilita relacionarlas.


Los directores del proyecto, Carlos de Juan y Franca Cibecchini, observaron que para unir las cuadernas al casco sus constructores utilizaron cabillas, una especie de tacos o clavos de madera, de forma cónica. Éstas se alternaban con un refuerzo de clavos de hierro colocados desde el exterior del casco por el método llamado «a punta perdida». Una técnica que consiste en no atravesar las cuadernas totalmente, de dorso a dorso. Este procedimiento, que lo diferencia de otros, pertenece a la tradición del entorno del mismo puerto de Neapolis, como demuestran una serie de pecios (Napoli A, B y C) naufragados en esta dársena y elaborados con la misma técnica. Por ello, los arqueólogos sitúan geográficamente el astillero de construcción de éste y otros pecios, cuyas arquitecturas navales se relacionan. 

Asimismo, este estudio ha permitido concluir que otro pecio del 60 d. C. naufragado en la Albufereta (Alicante), también pertenece a esta misma tradición de arquitectura naval.

Desde mediados del siglo I d. C. el tráfico comercial tiene un gran auge desde la Bética (provincia romana que en la actualidad corresponde aproximadamente con Andalucía) hacia Campania (región del sur de Italia cuya ciudad más importante era Nápoles) gracias al desarrollo de los programas estatales de la «annona», un sistema de transporte y distribución de alimentos. Todo el sistema comercial marítimo en la antigua Hispania estaba organizado por la élite de Roma, pero a través de agentes comerciales, porque estaba considerada una actividad poco digna para ellos. Los armadores de los barcos eran de Campania, mientras que las naves eran de astilleros de Roma y Nápoles.

En estos momentos el proyecto desarrolla una nueva campaña de excavación subacuática, tras la buena acogida de las visitas guidas, según comentó el Ayuntamiento vilero ayer.

Vía: Diario Información

BÚSQUEDA

POPULAR