SÍGUENOS




RECUERDA

Si encuentras material arqueológico

subacuático, llama a éste número y avisa.



Con la tecnología de Blogger.
lunes, 24 de marzo de 2014

Los británicos instan al gobierno a firmar un tratado naufragio de proteger el patrimonio subacuático

Académicos y expertos llaman al gobierno a firmar un tratado de la UNESCO para proteger a los pecios de los cazadores de tesoros


El rico legado marítimo de Gran Bretaña está bajo la amenaza de los cazadores de tesoros comerciales que son acusados por los expertos por el saqueo y la destrucción del patrimonio subacuático de la nación. 

El naufragio del SS Gairsoppa, un vapor inglçes de 412-pies de casco de acero que fue hundido
en Galway, Irlanda por un submarino alemán en 1941. Fotografía: Odyssey Marine Exploration



Un grupo de destacados arqueólogos e historiadores advierten que si el gobierno no interviene para proteger a decenas de naufragios de importancia histórica que se extienden más allá de las aguas territoriales del país, incluyendo los lugares de las tumbas de los que se perdieron en el mar, éstos serán saqueados y se perderán para siempre.

Este lunes, el grupo, que incluye a los principales estudiosos de la Universidad de Oxford y el Museo Británico, pedirá a la Oficina de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Defensa y el Departamento de Cultura, Medios y Deportes para instar la firma de un tratado de las Naciones Unidas sobre la protección de los restos subacuáticos.

"Tenemos una reputación maravillosa para tratar con el patrimonio cultural en tierra firme, y hasta ahora tenemos una reputación bastante abismal para tratar con ella en el mar" dijo Barry Cunliffe, profesor emérito de arqueología europea de Oxford, a The Observer.

Los arqueólogos quieren que Bretaña se una a otros 45 países para ratificar la Convención de la Unesco de 2001 sobre la protección del patrimonio cultural subacuático, un marco jurídico para la protección de tales yacimientos. En un documento informativo que se presentará a William Hague, el secretario de Relaciones Exteriores, advierten que a menos que se inscriba en el tratado, Gran Bretaña será en gran medida incapaz de proteger los pecios que están más allá de sus aguas.

El informe expone una serie de amenazas, que incluyen la erosión natural, los daños causados por los buques de pesca y el saqueo ilegal y que da a entender que el  "simple hecho de encontrarse en aguas profundas ya no ofrece protección".

Se advierte que la ley británica no tiene impedimento para que la gente tome objetos del fondo del mar.

La influencia marítima de Gran Bretaña una vez se extendió por el mundo, y los barcos hundidos son el último lugar de descanso de muchos de sus marineros. Solo la Royal Navy perdió al menos 2.227 buques entre 1605 y 1918, unos 1.373 en aguas extranjeras. Estos incluyen los: HMS Aboukir, HMS Cressy y HMS Hogue, cruceros acorazados que en septiembre de 1914 patrullaban la costa holandesa cuando fueron torpedeados por un submarino, matando a 1.459 hombres. Cunliffe expresó alarmantemente que los pecios son perturbados y dañados en el saqueo de cañones y de cargamentos potencialmente lucrativos: "Ellos los destruyen de una manera que ningún arqueólogo respetable haría." Agrega que muchos naufragios son a grandes profundidades, y las técnicas son "bastante rudas y puede ser muy destructivas".

El informe condena la posición de Gran Bretaña en la explotación comercial de los naufragios como "ambigua, que atrae a la especulación financiera". Se dice que la ratificación del tratado de la Unesco, que establece que el patrimonio cultural subacuático no puede ser explotado comercialmente, enviaría un toque de atención para disuadir a los cazadores de tesoros.

Gran Bretaña apoyó el tratado el 2001 durante los proyectos de las negociaciones, pero se abstuvo de votar temiendo no tener un apoyo universal.

Desde entonces, señala el informe, varios estados históricamente marineros que compartían la preocupación británica ya se han inscrito. Estos incluyen España, Portugal y Francia. Holanda, otro estado clave, está reconsiderando su posición, dijo Cunliffe . "Alemania está casi decidida  y Dinamarca está trabajando en ello rápidamente. Así que seríamos los únicos que no lo haríamos."

Los arqueólogos, entre ellos el Dr. John Curtis del British Museum, fueron reunidos por la British Academy, una organización benéfica dedicada a las humanidades y las ciencias sociales, y la Fundación Honor Frost, que apoya la arqueología subacuática.

Su informe dice: "No hay campos de lápidas blancas para conmemorar las tumbas de los que se perdieron en el mar, pero esta ratificación del Reino Unido mostraría su respeto a sus últimos lugares de descanso."

Vía: The Guardian




BÚSQUEDA

POPULAR