SÍGUENOS




RECUERDA

Si encuentras material arqueológico

subacuático, llama a éste número y avisa.



Con la tecnología de Blogger.
miércoles, 22 de mayo de 2013

Tratando con el aburrimiento durante un viaje vikingo

La silueta de un pie en el barco Gokstad nos da una idea de lo que podría haber sido cruzar el océano para los vikingos.

El suelo de la nave Gokstad. (Foto: Hanne Jakobsen)

Está en un barco rodeado de otros 65 hombres. Apenas tiene espacio para moverse. Ya han pasado días desde que vieron por última vez la tierra, aún más tiempo desde que cualquiera de ellos se haya bañado. Los veteranos cuentan historias repetidamente sobre ataques pasados y los oyentes están empezando a agotarse.


Su lugar está detrás de un remo, pero no hay necesidad alguna de remar continuamente en el Mar del Norte. Con el viento en la vela, el barco avanza a oleadas hacia Inglaterra, donde las riquezas aguardan.
Pero, ¿qué se puede hacer mientras se espera la llegada a una costa extranjera?

Tal vez de trata de la versión vikinga del adolescente que raya su escritorio de la escuela por aburrimiento. En cualquier caso, alguien sacó su cuchillo, se inclinó y trazó el contorno de su pie en la cubierta del barco Gokstad.

Hoy, 1.100 años más tarde, la investigadora y gestora de almacenamiento Hanne Lovise Aannestad nos muestra un par de planchas de la cubierta que se encuentran entre sus artefactos preferidos en el Museo de Historia Cultural de Oslo.

"Creo que esta pieza en particular nos da una clara idea de lo que era vivir en la época de los vikingos, de una manera tal que pocos otros objetos lo hacen", dice.

"Yo estuve aquí"

The Ship Gokstad fue excavado a finales de 1800 y es una de las piezas distintivas de exposición permanente del Museo de Barcos Vikingos en Bygdøy en Oslo.

Por cerca de una década, del año 890 al 900, el barco navegó en viajes oceánicos. Los agujeros para los remos a lo largo de la parte superior del casco están bien gastados, hecho que evidencia que el barco se utilizó para algo más que una ceremonia fúnebre.

La cubierta del barco estaba constituida por suelos sueltos para que los suministros y tesoros saqueados pudiesen almacenarse bajo cubierta. El contorno de un pie cubre dos de estas tablas del suelo.

"Mi conjetura es que en algún momento u otro, una persona se aburrió y simplemente trazó su pie con su cuchillo. Es una especie de mensaje tipo yo estuve aquí", dice Aannestad.

La persona detrás del mito

Hay dos contornos de los pies en el barco Gokstad. Uno se trata de un pie derecho trazado nítidamente. El otro es un esquema más débil de un pie izquierdo en una tabla del suelo diferente.

El barco fue enterrado en la tierra en una fosa común y las tablas del suelo estaban sueltas, sin orden establecido, cuando fue excavado. Por ese motivo no se sabe si las tablas con los pies izquierdo y derecho habían estado originalmente una al lado de la otra, o si los dibujos habían sido el resultado caprichoso de dos individuos diferentes.

No obstante, esto no hace que las huellas sean menos fascinantes para Aannestad:
"Estos dos gravados nos proporcionan una conexión emocional directa a nivel humano. Los vikingos eran gente real y no estereotipos animados mitificados con el paso de los siglos. Sus viajes podían ser inquietantes pero también aburridos en ocasiones", dice.

Hanne Lovise Aannestad, del Museo de Historia Cultural de Oslo, señala la huella de un vikingo aburrido.
La huella ha sido remarcada por ScienceNordic. (Foto: Hanne Jakobsen / por Byhring)

Hanne Lovise Aannestad, del Museo de Historia Cultural de Oslo, señala la huella de un vikingo aburrido. La huella ha sido remarcada por ScienceNordic. (Foto: Hanne Jakobsen / por Byhring)
"No se puede añadir un capítulo a la historia con esto. Esto demuestra que los vikingos tenían pies, pero eso ya lo sabíamos. Sin embargo, nos da una conexión emocional inmediata a nivel humano general. Estas eran personas reales que fueron en los viajes de los vikingos, no una caricatura estereotipada. Los viajes podían ser tanto aburridos como terribles”.

Los contornos no fueron descubiertos hasta 2009. Las tablas del suelo estaban siendo trasladadas desde el museo a Bygdøy cuando uno de los colegas de Aannestad hayo las huellas talladas.

Así pues, 130 años después de su excavación, los investigadores continúan haciendo descubrimientos sobre uno de los barcos más famosos y estudiados en profundidad de Noruega.

¿El primer viaje de un hombre joven?

Aannestad ha comparado las medidas de su propio pie con el de la silueta tallada, ya que no se puede poner el pie en las frágiles tablas. El pie era más pequeño que el de ella, y a pesar de que las personas eran generalmente más bajas en tiempo de los vikingos, esta huella era probablemente de una persona pequeña.

"Podría haber sido un hombre joven. Las personas, en esos días, eran tratadas como adultos mucho antes. Se lo llevaron mucho antes de lo que nosotros hubiesemos permitido hoy en día”, dice Aannestad.

Somos libres de dejar volar nuestra imaginación:

Un joven muchacho se aburre en el tedio de un largo viaje. Y en un momento que se mira el pie considera algo que le podría proporcionar un poco de diversión.

Se dedicó el suficiente tiempo como para incluir el contorno de las uñas de sus pies.

Tal vez este era su primer viaje y el dibujo de su pie tomó su mente como la prueba de su hombría ¿qué le depararían los pueblos ingleses o irlandeses? Tal vez este dibujo es el pie de una persona que se hizo famosa y cuyo nombre ha sido transmitido a nosotros a través de los tiempos?

"Sólo podemos especular. Nunca lo sabremos. En cualquier caso, vemos la silueta de una persona aquí ", comenta Aannestad.

Via:  ScienceNordic

BÚSQUEDA

POPULAR