SÍGUENOS




RECUERDA

Si encuentras material arqueológico

subacuático, llama a éste número y avisa.



Con la tecnología de Blogger.
martes, 21 de mayo de 2013

Los jets del Mary Rose se apagan por primera vez en 30 años

La investigación arqueológica que se elaboró desde su descubrimiento permitió conocer de primera mano el diseño y construcción de las naves de la Inglaterra de la época Tudor, y especialmente esta, que fue la favorita de Enrique VIII.



Durante 30 años el Mary Rose ha sido pulverizado por chorros de alta presión para mantener su conservación, pero ahora han sido apagados. Es un punto importante tras las décadas de preservación de la insignia Tudor, que se hundió ante los aterrorizados ojos de Enrique VIII en la costa de Plymouth en 1545. El lodo del fondo marino mantuvo el casco de la nave, los restos de su tripulación y los 20.000 objetos en buen estado hasta 1982. El Mary Rose se mantuvo en una cámara frigorífica con el 95% de humedad y rociado con chorros de agua filtrada y reciclada durante diez años para eliminar las sales corrosivas, mantener la madera fría, evitar que se resecara y que los microbios lo descompusieran. Si no se hubiera mantenido húmedo constantemente, las maderas podrían haberse reducido hasta en un 50%.
Los visitantes de la Sala de Barcos del Astillero Histórico de Portsmouth, donde se encontraba el Mary Rose, han podido ver la nave durante la mayor parte del tiempo. En 2009 la sala se cerró para dar paso a la construcción de un nuevo museo, lo suficientemente grande para mostrar el barco y la mayoría de los artefactos en un solo lugar. El Mary Rose fue trasladado a un dique seco y se colocó en un recipiente hermético conocido como “la caja caliente”.

Ahora, la fase de secado comienza justo a tiempo para la inauguración del nuevo museo el próximo 31 de mayo. El caso del Mary Rose, aún dentro del recipiente, está en el centro del nuevo edificio. Hasta un 70% de los 20.000 artefactos estarán en exhibición en las galerías colindantes, mientras que la exposición anterior solo pudo mostrar el 5%. Los objetos van desde elementos de uso cotidiano como cuencos de maderas, jarras y zapatos, hasta restos de los cañones.
También expondrán muestras más curiosas, como el esqueleto de un perro que se quedó atrapado en la puerta de la cabina de mando cuando el barco se hundió. La idea es transmitir la sensación de estar realmente a bordo.
El proceso de secado puede durar cuatro o cinco años. El aire acondicionado secará las aproximadamente 100 toneladas de agua que quedan en el casco y mientras, el barco permanecerá en la “caja caliente” donde los visitantes podrán verlo a través de unas ventanas. Una vez que la madera esté totalmente seca, el Mary Rose será visible en todo su esplendor en el centro del museo.

Via: Campo de Marte

BÚSQUEDA

POPULAR